Recomendaciones para familias que quieren que sus hijos aprendan matemáticas jugando
Recomendaciones para familias que quieren que sus hijos aprendan matemáticas jugando Didáctica, Entre 2 y 5 años, Entre 6 y 9 años, Entre 9 y 12 años, Imprimibles, Juegos de mesa, Navidad 29 Comentarios El juego es un elemento imprescindible para el desarrollo de los niños. Sin embargo, muy a menudo los adultos pensamos que […]

Recomendaciones para familias que quieren que sus hijos aprendan matemáticas jugando

Didáctica, Entre 2 y 5 años, Entre 6 y 9 años, Entre 9 y 12 años, Imprimibles, Juegos de mesa, Navidad 29 Comentarios

https://aprendiendomatematicas.com/wp-content/uploads/2017/12/niños-jugando.jpg

El juego es un elemento imprescindible para el desarrollo de los niños.

Sin embargo, muy a menudo los adultos pensamos que jugar es únicamente una actividad para disfrutar del tiempo de ocio (a muchos adultos nos gusta jugar cuando no estamos ocupados en nuestras obligaciones) o que se juega exclusivamente como diversión (sin duda, jugando nos divertimos). Pero para un niño jugar es mucho más.

Jugar es una actividad básica con la cual los niños no solo disfrutan o se divierten sino que fundamentalmente aprenden. Cuando los niños juegan desarrollan múltiples habilidades y destrezas necesarias para su vida presente y futura. Cuando los niños se enfrascan en los juegos, de manera inconsciente están aprendiendo conceptos que de otra forma les resultarían muy difíciles de adquirir.

Con este artículo quiero ayudarte a que puedas elegir el juego o los juegos que mejor se adapten a tus hijos o alumnos, estoy segura de que te va a resultar muy útil.

Ya te aviso que me he emocionado escribiendo y al final me ha salido un post largo, pero vale mucho la pena leerlo todo porque es interesante y porque en la parte inferior encontrarás un regalo

1. TRES IDEAS CLAVES SOBRE EL JUEGO

El juego presenta un contexto tan rico para el desarrollo integral de un niño que, tanto en el ámbito familiar como en el escolar, deberíamos cuidar al máximo cuánto, cómo y con qué juegan los niños.  Un niño que no juega es un niño que no es feliz. De hecho, cuando nuestros alumnos o hijos no juegan sabemos que es indicio de que algo les pasa.

Podemos destacar tres ideas-claves en torno al juego:

  • Dejar suficiente tiempo para jugar tanto de manera individual como en grupo. En realidad, yo diría dejar todo el tiempo del mundo para jugar.
  • Disponer de los juegos más adecuados al grado de madurez de cada niño: un juego demasiado fácil no motivará y uno demasiado difícil producirá bloqueo o rechazo.
  • Seleccionar aquellos juegos que tengan una calidad contrastada: materiales de fabricación, objetivos del juego, habilidades que desarrolla, etc. para que no solo disfruten jugando, sino que también aprendan.

claves juego

2. CUÁL ES LA FORMA MÁS EFECTIVA DE APRENDER

Decía el profesor Gategno que en todas las personas existe un “balance de energía interno”, una especie de indicador que nos informa (aunque sea de manera inconsciente) de cuánta energía invertimos en un aprendizaje. De esta manera, este balance siempre nos orienta a aprender de la manera que menos coste energético tiene o dicho de otra forma la que menos esfuerzo nos causa, es la famosa “ley del mínimo esfuerzo”.

En mi opinión, tiene todo el sentido del mundo ya que, es tanto lo que tenemos que aprender (y no me refiero solo a los contenidos escolares), que si utilizamos menos energía dispondremos de más potencial para aprender.

Básicamente hay dos vías para adquirir conocimientos: la memorización y la retención.

La memorización es la que mayor coste energético tiene, es decir, nos cuesta más aprender memorizando que reteniendo.

Quién no recuerda el esfuerzo que le provocó memorizar algo que no entendía. Quizá alguien dirá que memorizar no es una mala opción porque “no hay que pensar” solo dedicar horas de trabajo. No sé tú, pero en las (demasiadas) ocasiones en las que he usado la memoria pura y dura ha sido como tabla de salvación. Es decir, como no entendía lo que estaba estudiando solo me quedaba memorizar los datos para salir del paso (léase examen o cualquier otro formato con evaluación externa).

Pero no solo eso, además los aprendizajes adquiridos mediante la memorización son poco duraderos, son pan para hoy y hambre para mañana.

aprender memoria

La segunda vía de aprendizaje, la retención, es la más económica energéticamente hablando.

¿En qué situaciones aprendemos por retención?

Retenemos cuando aprendemos a partir de la comprensión y comprendemos cuando actuamos, es decir, cuando nos involucramos. Es en este contexto donde tanto los materiales manipulativos (en matemáticas tenemos muchos y muy variados) como los juegos tienen un rol muy importante.

Los juegos y materiales nos animan y nos empujan a tocar, manipular, visualizar, razonar, es decir, a implicarnos y por tanto a aprender lo que haya que aprender para avanzar en nuestro objetivo que bien puede ser resolver un reto o ganar una partida.

Además, cuando los aprendizajes son adquiridos por retención, son más duraderos a medio-largo plazo, es decir, los recordamos más tiempo. La principal razón de esta durabilidad es que, al involucrarnos más, la superficie de contacto entre el aprendizaje y nuestro cuerpo y mente es más grande y por tanto la memoria se activa de diferentes maneras. Recordamos más y mejor porque al ver, tocar, oír y sentir la huella que nos deja es más profunda.

Para memorizar invertimos mucho más esfuerzo que para retener por lo que todos preferimos aprender en base a “hacer” y no aprender de memoria.

Y por último, no podemos olvidar la emoción.

Es decir, los diferentes sentimientos y emociones que estas dos vías nos provocan. No es lo mismo recordar que aprendimos matemáticas aburridos, sintiéndonos poco capaces o torpes que recordarlo con risas, confianza y alegría. No es lo mismo haber compartido grandes momentos jugando con nuestros familiares o amigos mientras aprendíamos las tablas de multiplicar que estar delante de un listado repitiendo solo una y otra vez números.

Es más, estos sentimientos van a condicionar futuros aprendizajes y van a provocar que queramos aprender más o que directamente queramos evitar aprender. Y es una espiral: si aprendo con ilusión aprenderé más y si aprendo más tendré ilusión por continuar.

En definitiva, las emociones son las que nos llevan hacia el “éxito” o el “fracaso” de las matemáticas.

3. QUÉ RELACIÓN TIENEN LOS JUEGOS CON LAS MATEMÁTICAS

Si has leído hasta aquí, quizá estés pensando: “¿De verdad Malena que se puede aprender matemáticas con juegos?

La respuesta es un rotundo SÍ.

Antes de enumerarte las capacidades, habilidades y contenidos que pueden trabajar y desarrollar con los juegos de mesa, déjame que comparta contigo un pensamiento que me encanta del gran Miguel de Guzmán (LINK):

El juego y la belleza están en el origen de una gran parte de las matemáticas. Si los matemáticos de todos los tiempos se lo han pasado tan bien jugando y contemplando su juego y su ciencia ¿por qué no tratar de aprenderla y comunicarla a través del juego y de la belleza?

Históricamente el ser humano ha usado las matemáticas para mejorar sus juegos como bien ejemplifica el nacimiento de la teoría de la probabilidad en el siglo XVII cuando la nobleza era muy aficionada a los juegos de azar y muchos nobles estudiaban matemáticas o se rodeaban de matemáticos que estudiaban las reglas del azar. En otras ocasiones, las personas han usado los juegos para descubrir las matemáticas: durante el periodo Edo en Japón, en la entrada de los templos se dejaban unas tablillas llamadas sangakus con difíciles problemas geométricos.

sangaku

via Cultura Científica

Así pues la relación entre las matemáticas y el juego es antigua y es un win-win: cuando jugamos aprendemos matemáticas y cuando hacemos matemáticas jugamos. ¿Dónde está la línea fina que separa esta bonita ciencia del juego?

Creo que gracias al gran abanico de juegos de mesa se puede decir que casi todos los conceptos, propiedades y reglas matemáticas pueden ser aprendidas o consolidadas a través de un juego de mesa. Hay juegos para todos los momentos: individuales, de mesa, cooperativos, clásicos, sorprendentes, sencillos, complejos,… Elegir cuál es el más adecuado no siempre es fácil y se consigue en base a la experiencia y a las buenas recomendaciones (docentes, familiares, amigos…).

4. 10 CAPACIDADES LÓGICO-MATEMÁTICAS QUE DESARROLLAN LOS JUEGOS DE MESA

Estas son las 10 capacidades más relevantes que los juegos de mesa potencian:

  1. Razonamiento lógico. Cuando un niño juega busca ganar o resolver una situación o reto que se le presenta. Esto le lleva de forma inconsciente a buscar la estrategia ganadora, viéndose forzado a realizar un razonamiento lógico y por tanto pensado de forma matemática. Además, existen juegos que de manera directa trabajan diferentes aspectos del razonamiento lógico.
  2. Pensamiento reversible. En matemáticas razonamos de forma directa (si a 3 le sumamos 4 ¿qué número obtenemos?) o de manera inversa (si a 3 le sumamos un número obtenemos 7, ¿qué número es?). Los niños tienen que desarrollar un pensamiento reversible que les permita poder resolver diferentes situaciones tanto matemáticas como de otra índole. Con los juegos de ingenio, de lógica o de mesa, se practica y se potencia el razonamiento reversible.
  3. Reconocimiento de patrones. Las matemáticas son conocidas como la ciencia de los patrones, por tanto, jugar a encontrar un patrón, una clave que se repite, una estrategia ganadora, … es hacer matemáticas.
  4. Estrategia. En casi todos los juegos de mesa, está presente la estrategia. Aunque existen muchos juegos de mesa que potencian otras capacidades como la observación o la velocidad de respuesta, sin duda, la estrategia es una característica muy presente en los juegos. Pensar estratégicamente es resolver una situación, por lo tanto, va a ampliar la capacidad de los niños para resolver problemas.
  5. Habilidades espaciales. Otro de los puntos fuertes de muchos juegos: favorecen que los niños visualicen figuras en el plano y en el espacio, básico no solo para el aprendizaje de la geometría sino de la lecto-escritura. Gracias a los retos y juegos donde hay que reproducir modelos o resolver situaciones concretas, los niños ejercitan sus capacidades visuales y su razonamiento geométrico.
  6. Recomendaciones para familias que quieren que sus hijos aprendan matemáticas jugandoNociones geométricas. Desde las primeras nociones topológicas (delante, detrás, arriba, abajo, dentro, fuera, derecha, izquierda, …) hasta conceptos más complejos como perímetro, área y volumen son desarrollados por juegos basados en puzles y construcciones.
  7. Concepto de cantidad. La cantidad está muy presente en muchos juegos de mesa: se lanza un dado, se avanza o retrocede en un tablero, se ganan o pierden cartas, etc. Los más pequeños tienen un contexto real donde aprender qué significan los primeros números.
  8. Sentido numérico. ¿Qué número es mayor o menor? ¿Qué probabilidad tengo de obtener determinado resultado con un dado? ¿Qué número tiene más divisores? Hay juegos que nos hacen estas preguntas (aunque no sea de manera explícita) y muchas otras relacionadas con los números.
  9. Cálculo mental. Existen muchos juegos cuya dinámica es realizar operaciones aritméticas o encontrar el resultado a una operación antes que el resto de jugadores. Gracias a un juego, en pocos minutos los niños realizan decenas de operaciones que de otra manera les resultaría aburrido y costoso.
  10. Resolución de problemas. Sin duda el corazón de las matemáticas es la resolución de problemas. No en vano uno de los objetivos de aprender matemáticas es ser capaz de utilizar técnicas y procedimientos propios de las matemáticas para resolver problemas de todo tipo. Los juegos de mesa trabajan capacidades básicas que son necesarias para la resolución de problemas:
        • Atención
        • Observación
        • Tolerancia a la frustración
        • Persistencia
        • Esfuerzo
        • Planteamiento de conjeturas
        • Comprobación o refutación de hipótesis
        • Verificación

Sin duda, todas las capacidades que he nombrado son claves en el aprendizaje de las matemáticas, pero hay que añadir que jugando los niños desarrollan su motricidad fina, aprenden a seguir normas, aumentan su paciencia, amplifican su empatía y aprenden a trabajar en equipo.

5. TIPO DE JUEGOS LÓGICO-MATEMÁTICO

Existen muchos juegos en el mercado (también se pueden construir de manera casera) y existen muchas clasificaciones posibles.

Básicamente hay tres grandes grupos:

  • Puzles y construcciones.
    En este grupo se encuentran propuestas que se pueden realizar tanto de manera individual como con otros compañeros. Son juegos que desarrollan habilidades espaciales, el razonamiento lógico, introducen conceptos geométricos como el perímetro, el área, las figuras planas y los volúmenes y familiarizan a los niños con la construcción de modelos inventados o siguiendo instrucciones. En definitiva, son uno de los materiales que nunca deberían faltar en una casa o en una escuela. Las dos grandes familias de juegos de este grupo son los puzles (siempre de acorde a la edad y experiencia previa de los niños) los materiales de construcción como Lego, Kapla, Zometool, Trigonos o Modulmax.
  • zometool construccion
  • Juegos individuales
    Son aquellos en los que se presenta un reto ante nosotros y debemos resolverlo individualmente. Suelen ser juegos de ingenio y de lógica como por ejemplo el tangram o el Camelot Jr.. Estos juegos trabajan de manera muy especial la observación, el razonamiento lógico, las habilidades espaciales y la resolución de problemas por lo que son muy recomendables para personas de todas las edades. Eso sí, hay que proponer el juego adecuado a la madurez de cada persona porque al ser retos individuales la línea entre estimular el pensamiento y bloquearlo es muy fina. Cuando adquieras un juego de lógica, sigue la recomendación de un especialista, no te fíes mucho de la edad que indica en la caja ya que normalmente te recomiendan una edad demasiado temprana. Hay juegos con retos para niños de 3 a 6 años y yo, sin embargo, los recomiendo a partir de 5 años porque es prácticamente imposible que un niño con 3 años sea capaz de hacerlos. Y por otro lado, la limitación superior, 6 años, la encuentro demasiado baja, seguramente niños de 7 u 8 años encontrarán estimulantes los retos del juego.
  • Juegos de mesa
    Son los juegos para dos o más personas, aunque algunos permitan la opción de jugar individualmente como si de un material manipulativo se tratara.

Dentro de esta gran categoría encontramos 4 grupos:

  • Juegos con tablero
  • Juegos con dados
  • Juegos con cartas
  • Juegos con dominós

Y desde el punto de vista de la competición, los separamos en:

  • Juegos competitivos: se compite con otro u otros jugadores.
  • Juegos cooperativos: todas las personas se unen para conseguir un objetivo.

Mi clasificación preferida o desde el punto de vista de las matemáticas, es la siguiente:

  • Juegos de mesa con números
    Son aquellos en los que los números o las operaciones ocupan un lugar relevante por lo que ayudarán a desarrollar y consolidar el reconocimiento de los números, el conteo, el sentido numérico y el cálculo mental. Algunos ejemplos de este tipo de juegos son: Sum swamp, ¡Veo 10!, SuperTmatik, etc.
  • Juegos de mesa con lógica
    Muchos juegos trabajan capacidades lógicas como emparejar, hacer series, clasificar, observar, discriminar colores y figuras, crear secuencias o pensar de manera reversible, son juegos especialmente importantes para desarrollar el pensamiento lógico-matemático desde sus cimientos. Ejemplos de este grupo son: Día y noche, Cucu tras, Monza o Chocolate fix.
  • Juegos de mesa con estrategia
    En este grupo incluyo aquellos juegos donde su principal ingrediente es encontrar una estrategia ganadora tanto si se compite con otros jugadores como si se trabaja en equipo (juego cooperativo). Pertenecen a este grupo juegos como Woolfy, Qwirkle o El oro del Orinoco.
  • Juegos de mesa clásicos
    En este categoría agrupo los juegos que tienen un poquito de lógica, una pincelada de números y unos gramos de estrategia y que, debido a su larga tradición, están o deberían estar en todas las casas y aulas. Ejemplos: parchís, oca, dominó, Rummi, etc.

6. CÓMO ELEGIR EL JUEGO MÁS ADECUADO PARA CADA NIÑO/A

La pregunta del millón.

Siempre que escogemos un juego no sabremos si hemos acertado 100% hasta que no lo prueben los niños pero podemos minimizar el riesgo si sabemos qué juegos les han funcionado a miles de personas.

Creo que debes tener en cuenta cuatro características básicas:

  • La edad del niño o de la niña y ¡ojo!, su madurez. No es lo mismo una criatura de 5 años que tiene hermanos, que está muy acostumbrado a jugar a juegos de mesa y que además le encantan que otra de la misma edad que prácticamente nunca ha jugado a ese tipo de juegos y que además tiene dificultad con el seguimiento de normas de juegos o con la perseverancia al resolver retos.
  • Los gustos personales. ¿Le gustan los coches? ¿los castillos? ¿los animales? ¿los piratas? ¿los cuentos? ¿los monstruos? Hay juegos con diferentes temáticas que llamarán su atención. tres cerditos woolfy
  • Objetivos educativos. Sinceramente, si estás leyendo este artículo es porque quieres tener una guía de qué juego o juegos le pueden ir bien a tus hijos o alumnos para desarrollar unas determinadas capacidades y habilidades. Con todos los juegos que he seleccionado se lo pasarán genial pero además es importante que reflexiones sobre qué aspectos necesitan mejorar porque así puedes elegir un juego que trabaje específicamente esos objetivos. ¿Quizá tu hijo necesita mejorar la atención? ¿O la orientación espacial? ¿Está aprendiendo las tablas? Al establecer los objetivos educativos, afinas más en tu búsqueda.
  • El precio. No nos engañemos, si cayeran del cielo tendríamos no elegiríamos un par de juegos sino la tienda entera. Buenas noticias: hay juegos para todos los bolsillos, el precio no es el que determina la calidad del juego, normalmente responde a los materiales de fabricación ya que no será lo mismo un juego de cartas que un juego donde todas sus piezas son de madera con un buen acabado. Tienes juegos desde 5 o 6€ (varios)y hasta 50€ (pocos :-)). Todo depende de si quieres comprar uno o varios o de si se trata de un gran regalo o de un pequeño detalle.

Y aquí llega la sorpresa…

Para que te resulte más fácil seleccionar el juego ideal para tus hijos o alumnos, he diseñado una completísima lista en PDF de 60 juegos para niños de entre 2 y 12 años.

En cada uno encontrarás una breve descripción, para qué edad lo recomiendo, si se trata de un juego individual o colectivo, qué capacidades o habilidades potencia el juego y un enlace a nuestra tienda online donde se puede comprar.

jugar matematicas matematicas jugando

 

Quizás también te pueda interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario